Descubre todas las noticias, novedades y eventos de KOA.

Dietas para adelgazar: ¿qué funciona y qué no?

Cada día llegan a tus oídos miles de mitos sobre las dietas para adelgazar sin darte cuenta. Seguramente después de escuchar cientos de consejos y leer miles de noticas relacionadas con la alimentación ya no sepas qué funciona y que no por eso, en este post vamos a analizar algunas de las cosas que tienes que tener claras en cuanto a las dietas para adelgazar. ¡Toma nota!

Lo que funciona y lo que no en las dietas para adelgazar

Este artículo se convertiría en una auténtica Biblia si nos pusiéramos a desmentir todos los mitos alimentarios que existen por internet uno por uno. Por eso, lo que vamos a hacer es dejarte la mayoría de ellos agrupados en las siguientes secciones.

No funciona: las dietas exprés.

Las dietas para adelgazar que prometen resultados rápidos y que parecen demasiado buenas para ser verdad son, como ya habrás adivinado, ¡demasiado buenas para ser verdad! Estas dietas de adelgazamiento (la de la piña, las detox, la del vinagre de manzana, etc.) se basan en hacer restricciones calóricas muy elevadas por lo que perderás muchos kilos inicialmente pero éstos vendrán sobre todo de agua y no en forma de grasa, que es lo que te interesa para ver resultados en tu volumen y en tu salud. Esto hará que pases hambre pero, además, en cuanto vuelvas a tu alimentación habitual ganarás de nuevo todos estos kilos y, de regalo, algunos más.

Funciona: el cambio de hábitos.

Céntrate en modificar tu forma de comer y la bajada de peso vendrá como consecuencia de ello. Además, modificando tus hábitos de forma sólida en el tiempo conseguirás llegar a un peso saludable y, lo que es mejor, ¡mantenerlo!

No funciona: dietas muy hipocalóricas o basadas en batidos sustitutivos.

Hacer dietas muy hipocalóricas (muy bajas en calorías) te darán una falsa esperanza al inicio con una pérdida de peso rápida que, como en el caso anterior, será básicamente líquido. Pero además de ello, debes tener mucho cuidado con este tipo de restricciones ya que, una dieta hipocalórica continuada puede dañar tu metabolismo, hacerte perder masa muscular y ser carente en ciertos nutrientes lo que puede acabar perjudicando tu salud.

Funciona: no pasar hambre.

Si pasas hambre te será más complicado tomar buenas decisiones alimentarias y no acabar picando entre horas. Por ello, debes hacer una dieta que te aporte la energía suficiente para perder peso sin pasar hambre. De hecho., los alimentos de los que debería estar compuesta una dieta saludable (verduras, frutas, alimentos integrales o ricos en grasas o proteínas de calidad) nos aportan saciedad. Por eso, aunque puedas pensar que es así por ciertas dietas demasiado estrictas que te ha tocado seguir, pasar hambre no es un requisito para perder peso sino todo lo contrario.

No funciona: llenar tu dieta de productos light, sin azúcar, sin gluten, etc.

Los productos light o que se anuncian cómo productos sin azúcar, sin grasas, sin gluten, etc. no tienen por qué ser saludables. De hecho, la mayoría de las veces, este tipo de producto son alimentos altamente procesados nada recomendables cuando nos proponemos llevar una alimentación saludable. Si te has propuesto perder peso, este tipo de productos con sabores potenciados artificialmente y que en nuestra consciencia son saludables pueden llevarte a comer todavía más.

Funciona: comer comida de verdad.

Parece poco innovador pero, para perder peso de forma eficaz, lo mejor que puedes hacer es comer comida de verdad. La calidad alimentaria es mucho más importante para tu salud que las calorías totales que consumes a diario. Por eso, deja de contar calorías, empieza a comprar más materias primas (frutas, verduras, arroz integral, pescado…) y elimina de tu despensa los alimentos ultraprocesados. Ya sabes ¡más mercado y menos supermercado!

No funciona: la pastilla mágica o el superalimento o ver cómo único enemigo al azúcar o las grasas.

Es muy poco útil confiar en tomar una pastilla determinada o comer el alimento que este año se haya puesto de moda para solucionar nuestra mala alimentación. Si consumes un desayuno y una comida poco saludables, no vas a notar ningún resultado por comer kale con quinoa y semillas de chía para cenar.

De igual forma, pensar que la solución a todos tus problemas pasa por eliminar un sólo nutriente es erróneo. Evitar 100% las grasas, los carbohidratos o el azúcar no es la solución ya que, al centrarte en un único nutriente, estarás pasando por alto otros aspectos de tu alimentación igual de importantes.

Funciona: ver tu alimentación como un todo.

Lo que te ayudará a perder peso de manera eficaz será comenzar a ver tu alimentación como un todo. Debes centrarte en conseguir un cambio de hábitos que afecte a lo que comes durante todo el día y en incluir alimentos de calidad en tu día a día. Sólo de esta forma dejarás de centrarte en demonizar nutrientes concretos y empezarás a conseguir los resultados que estás buscando.

Duda de todo.

La próxima vez que te aconsejen sobre dietas para adelgazar o leas una noticia sobre alimentación, lo mejor que puedes hacer es dudar de ello. Busca información de nutrición sólo en sitios fiables y, si tienes dudas a la hora de perder peso, acude a un dietista-nutricionista titulado que pueda ayudarte con ello sin poner en riesgo tu salud.

Nuestro equipo de nutrición de KOA estará encantado de ayudarte a conseguir tus objetivos de forma personalizada, ya sea presencial u online, siempre que te apetezca iniciar tu cambio.

 

¿Preparado para el cambio?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la información que publicamos en nuestro website y recoger información estadística. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aceptar